Si desea interpretar un sueño pulse uno. Una di-versión.

Me resulta imposible no hacer esto, no completar un microqué con otro quémicro, microensayo o di-versión (di versión, versión a secas, otra, distinta, ¿complementaria?, ¿consecuente?) que ha arrancado mi amigo y maestro José Calvo de la última frase de la entradaqué anterior. The show must go on. Ahí va:

 Soy consciente de que es una impertinencia, una ordinariez muy seguramente, limitar el comentario a la última frase del cuento. Lo sé y cargo con la responsabilidad y correspondientes consecuencias. Pero, lo confieso, me supera y no puedo evitarlo, apenas sé si querría hacerlo. Generalmente no lo hago, sea que pudiera o no. Hacerlo, en todo caso, asumiendo el riesgo ya declarado, me gusta, es así, me gusta. “En estos momentos todos nuestros operadores están ocupados, inténtelo de nuevo pasados unos instantes’. ¡Que frase! ¡Qué sinsentido! Conste que la he oído, y por esa razón me resulta absurda, no por verla escrita, aunque una vez leída suena en mi escucha interior, y de igual modo a la vez -de hecho fueron varias las veces- que la oía. ‘En estos momentos todos nuestros operadores están ocupados, inténtelo de nuevo pasados unos instantes’. Esto es una auténtica invitación a la perseverancia; evidentemente, me dirán. Pero se trata de una oferta de contumacia sin solución de continuidad. Léanla, oiganla resonando dentro de cada uno`; ‘pasados unos instantes’, ‘pasados unos instantes’. Yo soy débil, para resistir, no se Vds., pero yo soy débil. ¿Cómo esperar que pasen ‘unos instantes’? La frase es un sinsentido, es un absurdo, porque ‘unos instantes’ son siempre, inmediatamente, pasado. Es decir, la sugestión es propiamente a intentarlo en el pasado más próximo. ¿Intentarlo en pasado-pasado de presente? No sé. Pero, de cualquier modo, ¿como intentarlo pasado-pasado de futuro? Cuando el presente pasa, se pasa ipso facto a pasado, nunca a futuro. O, ¿no es exactamente así?. Quizá, no lo sé con seguridad. Pero, repito, ¡que frase! ¡qué sinsentido! Intentar algo -sea llamar, se supone que llamar urgentemente, sea lo que fuere- ‘de nuevo pasados unos instantes’ es estar tardando. Mucho más si de lo que se trataba era de una llamada urgente, que en rellamada ya deja de serlo. Entonces, para qué, con qué objeto, intentarlo ‘de nuevo pasados unos instantes’. Y, ¿una llamada ‘de nuevo’ es, por más instantánea que la volvamos hacer ‘ pasados unos instantes’ una nueva llamada que haremos?, ¿una nueva llamada que hubimos de hacer antes -¿después?- de ‘pasados unos instantes’. ¡Que frase! ¡Qué sinsentido!. No sé… Es una impertinencia, una ordinariez, lo sé, limitar el comentario a la última frase del cuento. Es decir, no sé que sé que sé. ¿Me entienden?. de lo contrario, ‘inténtelo de nuevo pasados unos instantes’.

Descomunal: y ya está.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en ¿Microqué? y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s