Una definición

 

Alguien enseña a mi hijo de cuatro años -y medio, apunta siempre él- el alfabeto, las letras, componer con ellas palabras.

Cuando va por la calle se detiene a veces, un cartel, una matrícula, algo que acaba de ver. Levanta la mano y con un dedo escribe en el aire lo que contempla. No dice nada. Es todo sólo en ese instante esa escritura en el aire, que brota, que flota, que se disuelve. Luego sonríe, y seguimos caminando.

Aprender de otros.

Mirar.

Escribir lo que otros no ven.

Que lo escrito al cabo se disuelva. Se olvide.

Sólo el gesto, la sensación, la atmósfera de milagro o prodigio.

La alegría. Seguir adelante.

La literatura.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en ¿Microqué?, Paseos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s