Varias entradas, con una apócrifa, del Diario de Franz.

No puedo dormir. Sólo soñar, pero no dormir.

Hoy creo ver cuán estrechos son mis límites en todo, por consiguiente también en el escribir. Cuando uno reconoce con mucha intensidad sus propios límites, tiene que reventar.

Encontrar ya anotadas en el diario las cosas que aún no han sucedido y que …

Extraño uso judicial. El condenado a muerte es apuñalado por el verdugo en su propia habitación sin la presencia de otras personas. Está sentado a su mesa y termina la carta en la que se dice:

Todo es inútil. Si no puedo dar caza a las historias por las noches, se escapan y desaparecen, eso me está ocurriendo ahora.

Refugiarse en un país conquistado y encontrarlo enseguida insoportable, pues uno no puede refugiarse en ninguna parte.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Otras categorías (sin mayor ánimo) y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s