Algunas reflexiones sobre la limpieza de la prosa y el realismo sucio

El escritor que tenga pongamos por caso familia numerosa y se encargase entreverada entre las páginas que comete de la colada de su casa lavará en un año no menos de mil seiscientos treinta y dos pares de calcetines y unas mil setecientas cincuenta y seis piezas de ropa interior.Un cerebro-Fotografía de Felipe R. Navarro

Como poco.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en ¿Microqué? y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s