Callejero

Hace unos años mi amigo Paco Rubio me llevó desde mi casa a una dirección en la Calle Max Aub, y durante kilómetros y para su desdicha fui hablándole de Aub, y de lo que debiera ser en España Aub, y de lo que para mí es Aub. Cuando llegamos su conclusión, hábil, fue: ¿De los que viven en la Calle Max Aub quién coño sabe quién es Max Aub?

Luego yo me he ido a trabajar a Calle Franz Kafka, algo que me hace una descomunal ilusión. Sé que veintitantos días al mes físicamente transito por Franz Kafka después de tantos kilómetros impresos -y los que me quedan por hacer- recorridos sobre Franz Kafka.

Con un paseo, no muy largo, acabo en Jorge Luis Borges, o en Julio Verne. O en Julio Cortázar. De los que viven en la Avenida Julio Cortázar, ¿quién coño sabe por qué queremos tanto a Julio? ¿Acabará alguna vez su Casa Tomada, y entonces ese cuento es una parábola sobre las ejecuciones hipotecarias?

El callejero de las ciudades se nutre de enigmas de viernes tarde. Sobre una plaza llamada de la Gamba Alegre: ¿está documentada la alegría de las gambas, se alegran por no caer en un pil pil, por ejemplo? Cuando a Saint-Exupéry le sigue una calle de Benagalbón, ¿se construye una ucronía que narra que tras perderse el autor de Vuelo Nocturno hubiese acabado no en el mar sino viviendo en ese barrio de Rincón de la Victoria? Si Aub, porque hay que regresar mucho a Aub y a la obra de Aub, es paralela a Montesquieu ¿se significa que ambos compartiesen ciertas perspectivas político-ideológicas? Si María Moliner e Imperio Argentina casi acaba la una donde comienza la otra, ¿quién demonios piensa el autor del callejero que era María Moliner, desde la lexicografía se acaba en la copla o el camino será inverso? Y no quisiera ya hablar de tamaños, que siempre es de mal tono, o de selección de las ubicaciones, Max Aub, o Kafka o Borges perdidos en un arrabal residencial -lo del arrabal a cierto Borges no le hubiese disgustado-, mientras Antonio Banderas pasea su centralidad urbana junto al mar, que es el morir también del callejero.

La organización del callejero me intriga porque no conozco quien sea su Organizador, si es uno por cada ciudad, cada región, cada país. De qué modo el demiurgo asigna calles, a quiénes, dónde, por qué. Uno puede construir una historia de las ciudades y aventurar una tesis sobre ellas y su identidad y su destino mirando callejeros en los que los toreros corren paralelos a las frutas, y éstas a las capitales de América y aquellos perpendiculares a herramientas o vírgenes. Y si en definitiva sólo, siempre, se trata de construir y contar historias, en ocasiones se generan algunas cómicas con ciertas notas kafkianas o caprianas -cerca de la calle Franz Kafka está la calle Frank Capra y la gente y su idiotez y no llevar las gafas puestas las confunde, y pasa del Deseo de ser piel roja a pensar Qué bello es vivir casi sin tiempo para la reflexión-. Y con lo fantástico como nostalgia quizás Verne y Cortázar sentados a la misma mesa, un Julio, hubiesen podido generar un curioso relato a cuatro manos que mezclase las tesis del doctor Ox con las contenidas en Del cuento breve y sus alrededores. Pero, el horror, el horror, la ciudad en que ahora vivo me lanza cada día al corazón de las tinieblas: a la Avenida Manuel Fraga Iribarne la sigue, cosida con una rotonda demoníaca estéticamente dedicada al Turista -esa perversión del viaje-, la Avenida Rafael Gómez Sánchez. No sé me ocurre qué basura que hubiese atemorizado al mismo Conrad podría contar con un gordo en bañador, la voladura del Diario Madrid, y un analfabeto funcional imputado una y otra vez por corrupción.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Paseos. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Callejero

  1. Paco Rubio dijo:

    JAJAJAJJA, que bueno, no sabes la de veces que he contado esa anécdota¡¡¡y si algunos amigos míos lo leen verán que es verdad. La situación fue cómica, yo hize un comentario sobre el nombrecito de la calle, y eso fue la chispa que encendió tu magistral clase sobre este (desde ese día para mi) escritor, etc, etc,etc… Me alegro que aun te acuerdes maestro¡¡¡¡

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s